Go to Top

12 Maneras de sanar en la Familia

Todos queremos estar bien con nuestra familia en estas fiestas, si nos vamos a encontrar con ellos. Para muchos es una oportunidad, para otros un compromiso,  y para otros muchos supone el enfrentarse a situaciones que no desean, o a emociones que no están todavía resueltas de alguna manera.

Hoy, en este momento, también todos estamos “despertando” en nuestra conciencia. El problema es que estamos despertando a diferentes ritmos. Esto es especialmente un reto cuando ocurre dentro de las familias.

Si estás leyendo esto, es muy probable que estés más despierto que otros en tu familia, y ésto presenta algunas cuestiones en las vacaciones. Cuando has despertado, puede ser muy difícil tratar con miembros de la familia, como los padres, los hermanos y familia política que están todavía “dormidos”, sobre todo cuando nuestras reacciones habituales nos provocan volver a la inconsciencia, mostrándonos dónde estamos dormidos nosotros mismos.

La clave para sanar nuestras familias no es intentar despertarlos, sino más bien permanecer despiertos nosotros mismos.

Si tú tienes la suerte de estar más despierto que otros en tu familia, ¿qué implica permanecer despierto en presencia de individuos dormidos?

CONOCE TU ENGANCHE

Todos tenemos enganches emocionales que cuando se tira de ellos, nos hacen volver a viejas dinámicas, causando que caigamos en el sueño y olvidemos quiénes somos realmente. Un enganche puede ser un tema viejo o un tema actual, y cuando éste se activa de alguna forma, te enganchas en reaccionar. Si puedes identificar tus enganches personales, puedes también elegir conscientemente permanecer apartado de estos temas, y si alguien los saca, puedes elegir conscientemente no engancharte. Toma una respiración profunda, ve a dar un paseo, o haz lo que sea necesario para estar fuera del enganche.

NO ENGANCHES A NADIE MÁS

Seamos honestos, todos sabemos qué engancha a los miembros de nuestra familia a reaccionar. Conocemos sus botones y sabemos cómo apretarlos. Pero ¿dónde nos lleva eso? Si estamos realmente despiertos, no nos lleva a ningún sitio. De hecho, activar las heridas de otro sólo para obtener un sentido de poder o venganza, o incluso sólo perpetuar un viejo hábito, te mantiene dormido. Cuando estamos despiertos, ya no necesitamos obtener reacciones de los demás. ¿Qué pasaría si simplemente dejas estar a los que amas y te preocupas por ellos fuera del enganche?.

heart universe

12 MANERAS DE SANAR LAS RELACIONES FAMILIARES

Estas son 12 maneras poderosas de reconocer nuestros enganches y sanar nuestras relaciones:

NECESIDADES EMOCIONALES INSATISFECHAS

La mayoría de nosotros abandonamos la niñez con necesidades emocionales insatisfechas y muchos de nosotros continuamos buscando a nuestros padres o hermanos para satisfacer esas necesidades emocionales, ya bien pasada la fecha de caducidad. Cuando buscas la aprobación, el reconocimiento o el aprecio de cualquier miembro de la familia, te posicionas a ti y a ellos, en la decepción. Para permanecer despierto, es imprescindible que dejes de esperar que los otros satisfagan tus necesidades emocionales.

Si eres adulto y todavía buscas la aprobación de tu papá por ejemplo, es probable que te enredes en una dinámica que os mantenga a ambos dormidos. Despertarse de esta dinámica significa liberar a tu papá por medio de no necesitar más que te de su aprobación. En el estar despierto, satisfacemos nuestras propias necesidades emocionales para no necesitar más que otros lo hagan por nosotros.

SE EL DUEÑO DE TUS REACCIONES

Cuando reaccionas negativamente a un miembro de la familia porque crees que él o ella “no ha cambiado”, o “no lo entiende”, vuelves inmediatamente al sueño. No puedes reaccionar de manera adversa a otro sin bajar tu vibración personal y vibrar al nivel del que estás juzgando. Normalmente reaccionamos porque reconocemos algo en alguien con lo que tenemos resistencia nosotros mismos. Identificando el tema verdadero en nosotros, accedemos a una oportunidad de auto-sanación.

LIBERATE DE EXPECTATIVAS

Cada vez que tenemos expectativas encubiertas o claras sobre otra persona, creamos un conflicto en la relación. Cuando se trata de nuestra familia de origen, estas expectativas suelen venir de la niñez, y aunque ya nos seamos niños, mantenemos estas expectativas y éstas nos atropellan, afectando negativamente a nuestra conducta. Liberar las expectativas es como abrir con llave la puerta de la prisión desde dentro.

DEJA IR LA RESPONSABILIDAD

Mucha de la lucha familiar procede de creer que somos responsables unos de otros. En el momento que crees que eres responsable de algún miembro de la familia, incluso si es un hermano menor, distorsionas el equilibrio de la relación, y creas una contención subyacente. No puedes controlar cómo te ven los otros, pero puedes liberar tu sentido de responsabilidad por los demás de tu familia. Tú no eres responsable de tus padres o tus hermanos mayores. La perspectiva de este cambio tiene el poder de transformar la dinámica de la familia.

 EL JUICIO NO ES EL CUIDADO

Como queremos lo mejor para los que amamos, a menudo disfrazamos el juicio en forma de cuidado. Pero el juicio no es el cuidado. No importa cuánto quieras a alguien, realmente no sabes qué es lo mejor para él o ella. No puedes esperar que otros aprendan de tus errores, así que no impongas tu auto-juicio sobre ellos. Juzgar es la manera más rápida de separarnos de otro y crear fricción. Guarda tu consejo para ti mismo, y confía en que la misma fuente que te despertó despertará a aquellos que amas.

 SITUATE POR ENCIMA DE LA LUCHA DE PODER

La mayor parte de las familias tienen alguna forma de lucha de poder funcionando entre sus miembros. Gran parte de la discordancia en las familas es la representación de esta lucha de poder. Si todavía estás luchando por el poder en tu familia, ahí es donde estás dormido todavía. La buena noticia es que sólo hace falta que una persona deje la lucha de poder para que ésta acabe. Tú superas la lucha de poder apropiándote de tu poder y no dándoselo a nadie o intentando obtenerlo de alguien. Deja el juego de guerra de tirar de la cuerda, y todo el mundo gana.

 DEJA DE VIVIR EN EL PASADO

No puedes estar despierto y viviendo en el pasado al mismo tiempo. Si te encuentras tratando con temas pasados en tu familia, es porque estos temas pasados no están resueltos personalmente para ti. Cuando surgen temas pasados, es tu oportunidad de despertar y sanarlos.

EL PERDÓN LIBERA

Liberar el pasado y tratar áreas de tu vida donde estás todavía dormido requiere de alfún nivel de perdón. El perdón significa simplemente que estás dispuesto a dejar ir y alzarte sobre el tema. Recuerda que la razón por la que es difícil perdonar a alguien es la esencia de tu tema. Sana tu tema, y el perdón será fácil. Desde el estado despierto, sabemos que nunca es sobre el otro.

PRACTICA EL APRECIO

Puede ser muy fácil enfocarse en las cosas que nos molestan del otro, pero existe al menos la misma cantidad de cosas que apreciar sobre cada uno. Cuando tu intención es el aprecio de aquellos que amas, tu atención se dirige automáticamente a todas las cosas que puedes apreciar. Tu enfoque determina el resultado de todas las interacciones. Desde un estado dormido, nos enfocamos en lo que está mal. Desde un estado despierto, el aprecio en nuestra guía interna.

PERMITE A LOS DEMÁS SER QUIEN SON

Contrario a la creencia popular, no necesitas realmente aceptar nada sobre nadie. De hecho, cuando nos forzamos a aceptar al otro, hay un elemento de no-aceptación contra el que estamos luchando. Por tanto, en lugar de forzar la aceptación, deja ser simplemente a los otros. Es como permitir al sol salir y ponerse. No hay nada que puedas hacer aunque lo quisieras. Permitiendo a los otros ser quienes son sin intentar cambiarlos, la resistencia cae y la energía entre los dos se aclara, llevándoos a ambos a un nivel más elevado de conexión.  

LA MAGIA DE DEJAR IR

Cuando todo lo demás falla, simplemente deja ir. Deja ir todas tus opiniones, temores, juicios, bagaje pasado y todo lo demás que te pesa. Dejando ir universalmente todo, te quedas con el estar presente en el ahora. Cuando estás presente en el ahora, estás despierto, y entonces no importa lo que digan o hagan los demás. Todo es armoniosamente perfecto.

 INVITA A OTROS ARRIBA

Es nuestra tendencia humana encontrarnos con la gente “donde está”. Si alguien está enfadado o triste, nos unimos rápidamente a su energía, incluso si tenemos una resistencia a ello. ¿Qué ocurriría si hiciéramos una elección consciente de mantener una energía elevada y no comprometer esa energía por nada o por nadie?. En otras palabras, ¿Qué pasaría si te alzas por encima de la desarmonía hasta que llegues a un estado de amor, paz y aprecio, y te comprometes con ese estado de ser?

Cuando otros aparecen en estados inferiores, no bajes para encontrarte con ellos, reaccionando, juzgando o intentando cambiarlos. Mantén tu estado elevado e invítalos arriba. Puede que no suban, y está bien, pero no serán capaces de estar en tu presencia durante mucho tiempo si no suben. De cualquier manera, el cómo te sientes no depende de nadie ni de nada, y tú mantienes un estado despierto sin comprometerlo.

Cuando permaneces de manera constante en integridad con quien tú realmente eres, alcanzarás al final un umbral energético, donde la gente de tu mundo subirá de hecho a encontrase con tu vibración más alta. Esta es la manifestación de vivir en el estado despierto, y es nuestro mayor regalo para aquellos que amamos.

Estáte despierto, permanece despierto e invita al mundo  a celebrarlo contigo!

 Basado en el artículo de Nanice Ellis en Wake-up World.

©Pilar de Anta,  Creadora y Terapeuta de Sanación en Luz Aiyanna, 2014.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies