Go to Top

2 maneras simples de reconectar contigo

El tiempo de otoño nos da una buena oportunidad de reconectar de manera gradual con la rutina de las obligaciones y la vida diaria.

Atrás quedan esos recuerdos –espero que placenteros- del mar, la montaña, ese lugar que nos ofreció cobijo o los amigos y las nuevas experiencias vividas.

El verano nos regala un gran escenario donde podemos actuar de manera más libre y fluida, donde podemos inventar y crear nuestro día a día como más lo deseemos. Y ahora la pregunta es… ¿Podemos hacer lo mismo cuando volvemos a un horario establecido?

Ahí es donde se pone a juego nuestra creatividad: en las situaciones de siempre.

Incorporando la atención consciente o Mindfulness en ellas, podemos recalibrar nuestros patrones de comportamiento, nuestras reacciones, nuestras emociones de ira, frustración o incluso tristeza post-vacacional.

La práctica informal de la atención plena en diferentes momentos del día puede ayudarte a que tus días resulten más acordes con la forma en que te gustaría que fueran en realidad.

Aquí tienes una sencillas práctica que te ayudarán a integrar la atención plena en tu vida diaria, ¡Te invito a practicar!.

  • 1: AL DESPERTAR: COMIENZA EL DÍA CON UN PROPÓSITO

Dado que el cerebro inconsciente está a cargo de la mayoría de nuestras decisiones y conductas, esta práctica de atención puede ayudarte a alinear tu pensamiento consciente con ese impulso emocional primario que todos tenemos y en un principio nos puede dominar.

Establecer una intención nos va a ayudar a fortalecer esta conexión entre los centros inferiores -el piloto automático en el que funcionamos la mayor parte del tiempo- y los centros superiores de nuestro cerebro. Con la práctica es más probable que tus palabras, acciones y respuestas, especialmente durante los momentos de dificultad, sean más conscientes y compasivas.

Conectamos así en mayor medida con las motivaciones de recompensa, conexión, propósito, identidad propia y nuestros valores más profundos.

En el libro “La Práctica de la Atención Plena” Jon Kabat-Zinn  dice respecto al piloto automático:

“Prestamos atención de un modo tan selectivo y fortuito que no solemos ver lo que se halla delante mismo de nosotros ni escuchar los sonidos que, con toda seguridad, nos transmite ahora mismo el aire.  Y lo mismo ocurre, sin advertirlo siquiera, con el resto de los sentidos.”

El Sol de la mañana

 

 

Esta práctica se realiza mejor a primera hora de la mañana, antes de consultar teléfonos, correos o agendas:

 

 

 

  1. Al despertar, siéntate en tu cama o en una silla en una postura relajada. Cierra tus ojos y conéctate con las sensaciones de tu cuerpo. Asegúrate de que tu columna vertebral esté recta, pero no rígida.
  2. Toma tres respiraciones largas, profundas y nutritivas: respira por la nariz y exhala por la boca. Luego observa tu propio ritmo, simplemente síguelo, notando los movimientos de tu cuerpo al respirar.
  3. Pregúntate: “¿Cuál es mi intención para hoy?”

Mientras piensas en las personas y actividades que afrontarás en el día pregúntate:

¿Cómo podría mostrarme hoy para tener el mejor impacto?

¿Qué cualidad de mi mente quiero fortalecer y desarrollar?

¿Qué necesito cuidar mejor de mí mismo/a?

Durante los momentos difíciles, ¿cómo podría ser más compasivo/a y amable con los demás y conmigo mismo/a?

¿Cómo podría sentirme más conectado/a y realizado/a?

  1. Establece tu intención para el día. 

Por ejemplo, “Hoy seré amable conmigo mismo/a…  Cultivaré la paciencia con los demás…  Daré generosamente… Perseveraré… Me divertiré… Comeré bien”… O cualquier otra cosa que sientas que es importante.

  1. Durante todo el día, comprueba contigo mismo/a. Haz una pausa, respira y revisa tu intención. Observa, a medida que te vuelves más y más consciente de tus intenciones para cada día, cómo cambia la calidad de tus comunicaciones, relaciones y estado de ánimo.

 

  • 2 : ACTIVA TU MENTE Y TUS MÚSCULOS

¿Has practicado algún deporte este verano? O simplemente yoga, senderismo, nadar en el mar o algún ejercicio en contacto con la naturaleza?

Yo lo he hecho, y me he sentido muy conectada con mi cuerpo y el medio exterior. Mi cerebro se oxigenaba al pedalear, mi cuerpo se volvía más flexible en yoga, y todo ello me ha hecho sentirme más relajada y alegre.

Montar en bicicleta, correr, nadar… ¿qué tienen en común estos ejercicios? Por un lado, cada uno puede ser una práctica de mindfulness. Cualquiera que sea la actividad física, además de hacer que tu sangre bombee y vigorice cada célula de tu cuerpo, hace que también lo cambie de sentirse ocupado y distraído a sentirse fuerte y capaz.

Ahora es un buen momento para seguir practicando el ejercicio físico. Este te ayudará a sincronizar el cuerpo, la mente y el sistema nervioso. Al hacerlo, fortalecerás tu capacidad para llevar toda tu energía a la tarea que tienes entre manos. Puedes hacerlo de una manera más plena teniendo en cuenta lo siguiente:

  1. Imagina cómo quieres guiarte. Al subirte a la bicicleta, puedes decir: “Voy a respirar profundamente y notar la sensación de la brisa, el sol y el paisaje que pasa”. Al entrar a nadar puedes decir: “Voy a prestar atención al  sonido y a la sensación del agua que me rodea”.
  2. Concéntrate en hacer coincidir el ritmo de tu respiración con tu movimiento. Al moverte rítmicamente, la actividad cerebral, la frecuencia cardíaca y el sistema nervioso comienzan a alinearse y estabilizarse.
  3. Elige la intensidad, pero continúa coordinando tu respiración y el movimiento. Si tienes problemas para hacerlo, simplemente concéntrate en tu respiración durante unos minutos y encontrarás tu ritmo.
  4. Prueba una velocidad más rápida, según lo que estés haciendo. Fíjate cómo te sientes al probarte a ti mismo/a.
  5. Reduce la velocidad hasta detenerte. Observa cómo se siente tu cuerpo. Bebe.
  6.  Reconoce silenciosamente las sensaciones que fluyen dentro y alrededor de ti. Practica nombrar lo que sientes y notas. Lo más probable es que te sientas despierto/a y vivo/a de pies a cabeza.

¿Te animas a practicar estas dos nuevas maneras? ¡Espero que la disfrutes!  Que la luz de tu corazón te guíe.

© Pilar de Anta 2018,  Directora en Luz Aiyanna, profesora acreditada de Mindfulness con Respira Vida Breathworks.

 

Fuentes: Elisha Goldstein, Cara Bradley.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies