Go to Top

Las Pausas con Propósito: Momentos Mindfulness

Seguro que te encuentras en tu día a día con pequeños espacios entre actividades de cualquier tipo que probablemente no serán siempre de tu agrado: por ejemplo, el esperar en una cola de supermercado, parar en un semáforo, esperar a un amigo que llega “sólo 5 minutos tarde” o quedarte mirando la pantalla cuando se reinicia el ordenador. Es probable que éstos sean los momentos en que tu mente se dispare con una incesante y molesta cháchara.

Entonces, en lugar de dejar que tu mente se adelante, aprovecha ese momento y conviértelo en algo mágico, creativo y consciente, como una mini-meditación. Lo que de otra manera sería una pérdida de tiempo -donde normalmente mirarías tu móvil o seguirías a tus pensamientos hasta las profundidades – ahora puedes practicar Mindfulness o atención plena.

Portichol

Son las llamadas “pausas con propósito”: pausas cortas –como de uno a tres minutos- a lo largo de tu día, para recordarte ser consciente. ¡Y son super-efectivas!.
Janice Mauritano, directora ejecutiva del Institute for Mindful Leadership afirma que “puedes llevar tus aprendizajes de Mindfulness a momentos de cada día sin añadir más demandas a tu horario ya de por sí apretado. Estas pausas con sentido te permiten bajarte de esa cinta rutinaria y quizá encontrar algún momento de más espacio para hacer elecciones más conscientes.”
Puedes ver aquí el artículo del Huffington Post aquí.

Estas son algunas pausas con propósito que puedes ya empezar a practicar:

1… Esperando en la cola, escanea tu cuerpo y nota dónde puedes estar teniendo tensión o experimentado sensaciones. No hagas juicios. Sólo hazte consciente de tu cuerpo. Incluso si la mujer de delante de ti está discutiendo con la cajera sobre 5 céntimos, utiliza ese momento extra para practicar mindfulness en vez de impaciencia.

2…Yendo hacia tu coche o de reunión en reunión, mantente presente. Resiste la tentación de coger el teléfono o planificar tu siguiente conversación y enfócate en tus movimientos mientras caminas, cómo sientes tus pies mientras te mueves. Realiza contacto visual y sonríe a las personas.

3… Esperando a un amigo que llega tarde, cierra tus ojos y nota cualquier sentimiento o pensamiento de impaciencia. Toma 5 respiraciones lentas y profundas, enfocándote en la naturaleza expansiva de tus inhalaciones, y en la liberación que encuentras con cada exhalación.

4… Conduciendo en el tráfico, apaga la radio y experimenta la quietud completamente. Sintonízate con todos los detalles a tu alrededor desde tu lugar al volante.

5… Esperando en el ordenador que se ha colgado o está reiniciándose, cierra los ojos y escanea tu cuerpo para descubrir dónde puedes estar teniendo tensión. Trae tu atención a una parte del cuerpo a la vez y observa cualquier sensación; envía la respiración a ese área de tensión y rigidez.

?

6… Esperando el ascensor, lleva la atención a tu postura y mira si puedes estirar tu columna y encontrar más apertura en tu corazón y toda tu zona pectoral. Inhala desde el chakra 7 -coronilla- hacia el cielo y eleva tus hombros como encogiéndolos. Al exhalar, relaja de nuevo tus hombros y bájalos, creando una postura más erguida y más segura. Haz ésto 3 veces.

7… Si tienes problema al despertarte, proponte una intención consciente para el día. Antes de salir de la cama, toma unas respiraciones lentas y profundas y escoge unas palabras que te gustaría incorporar para el día que empieza.

8… En la parada del metro o autobús, cierra los ojos y lleva la atención a tu respiración mientras entra y sale de la nariz. Nota el aire atravesando tus fosas nasales. Observa tu alrededor apreciándolo por medio de tu sentido del olfato.

9…. Entre las tareas, reuniones, llamadas o clases, cierra los ojos y toma 10 respiraciones lentas y profundas a través de la nariz, haciendo una breve pausa en la cima de cada inhalación y en el fondo de cada exhalación.

10…. Si te notas con estrés, en el momento en que lo sientas, empieza a elevarte dentro de ti: toma 5 inhalaciones purificadoras inhalando profundamente por la nariz, con una pausa contando hasta 5, y exhalando de forma audible por la boca.

Enfoca tu visión

Enfoca tu visión

 

 

 

Pon en práctica estos pequeños consejos para calmar estos sentimientos de inquietud o agotamiento que de otra manera serían espacio no deseado o perdido en tu día.

Cuando practicas el crear un enfoque a lo largo del día, suaviza los efectos del estrés diario y el sentido del enfoque persiste en el tiempo mucho más que sólo el momento de la mini-meditación.

¡Te animo a que lleves esta práctica a tu día a día!

Llénate de Luz,
©Pilar de Anta 2015.

Pilar es Directora en Luz Aiyanna, Terapeuta de Sanación y Facilitadora de Mindfulness MBSR según Respira Vida Breathworks: http://www.respiravida.net/
Basado en el artículo de Melissa Eisler en Mindful Minutes  http://mindfulminutes.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies