Go to Top

Puliendo los vínculos con nuestro Padre · Nueva serie de clases de Tensegrity® y Recapitulación

En estos momentos impartimos en Luz Aiyanna una nueva serie de Tensegrity® de 4 clases con el título:
Puliendo nuestros Vínculos – Madre y Padre – Parte I – El Padre

Carlos Castaneda hizo hincapié en que no podemos vivir nuestra energía femenina y masculina en este mundo, si no ‘pulimos nuestros vínculos con nuestra madre y nuestro padre’, si no tenemos una relación de puro afecto con ellos.

¿Y cómo podemos lograr a tener una relación de puro afecto con nuestro padre, a través de las prácticas de Tensegrity®?

February_27_2015 - Foto de Reyes2Nuestro padre o la persona que fue como nuestro padre, quizás un hermano, tío o nuestro abuelo, estuviera a nuestro lado o no cuando nacimos y crecimos, nos influyó muy profundamente y forma parte innata de nuestro ser.

Compartimos muchos momentos con él, momentos llenos de afecto puro en los que nos enseñó cómo afrontar situaciones, nos llevó a caminar por la naturaleza, explicándonos las estrellas y los pájaros, los nombres de los árboles, cómo enfrentar las situaciones difíciles con amigos o profesores, con nuestros hermanos… y también vivimos momentos difíciles, cuando nos decepcionó, en los que observamos cómo se comportaba en una fiesta familiar o cuándo no nos escuchó o no nos entendió, y no estaba dispuesto ayudarnos a hacer lo que más deseábamos en ese momento.

Nuestra mente funciona de una forma casi automática en la que sólo recordamos constantemente todos estos momentos en los que no estábamos bien con nuestro padre y solemos repetirnos una y otra vez los juicios que hicimos acerca de él en momentos ya muy remotos, como: “Para él no existo”, “No me entiende”, “Es un hombre débil que no sabe comunicarse”, entre otros.

En Tensegrity®, se considera que no son tanto las experiencias que tuvimos con nuestro padre, sino nuestra interpretación de esos momentos, la que nos afecta y muy a menudo nos hace reproducir los mismos comportamientos que sufrimos entonces.

También se considera en Tensegrity® que, aparte de los momentos de fricción con nuestro padre o con la persona que es o fue como nuestro padre, había muchísimos momentos más en los que nuestro padre nos apoyó, nos guió, Y en los que compartimos el más puro afecto, plena atención y alegría. Nuestra esencia, o cuerpo energético, como lo llaman los videntes, recuerda cada uno de estos momentos pero no son accesibles a nuestra consciencia ordinaria.

Lo que intentamos en estas clases es, llevar estas percepciones desde nuestra esencia de nuevo a nuestra consciencia ordinaria, mediante los movimientos de Tensegrity®, los Magical Passes®. Estos movimientos despiertan la percepción de nuestro cuerpo.  Empezamos nuevamente a percibir y desde este estado de ser, practicamos la recapitulación que nos ayuda a ver  lo que realmente ocurrió en estas escenas, que fueron escenas conflictivas.

Y una vez visto lo que realmente ocurrió desde nuestra esencia – por ejemplo podemos ver de repente el cansancio en la cara de nuestro padre, cuando no nos habló al llegar a casa después de su día de trabajo – nuestro falso juicio o falsa idea (en nuestro caso, que nuestro padre no nos quiere porque no nos miraba, no nos abrazaba al llegar a casa, después de su trabajo) se disuelve al ver que realmente, en este momento había un profundo afecto por su parte hacía nosotros, y a partir de este momento, nuestra ‘vista verdadera, de nuestro cuerpo energético’ disuelve nuestro juicio anterior y ya no podemos volver a creerlo.

En cuanto veamos desde nuestra esencia la esencia de la escena, de nuestro padre, ocurre una ‘curación’ – la nuestra propia y la de nuestro padre. Por ejemplo, igual nuestro padre tenía la idea de no ser un buen padre, porque estaba demasiado cansado y no pude jugar tanto con sus hijos como le hubiera gustado.
Aunque no hablemos después de este curso explícitamente con nuestro padre sobre esta escena en concreto, él podrá sentir que su hijo o su hija han cambiado la vista, el juicio hacía él y puede ocurrir que tenemos después con él mejores relaciones.

Aparte, nosotros mismos teníamos quizás un profundo sentimiento de culpa, cuando trabajábamos tanto que no éramos capaces de dar tanto afecto como quisiéramos a nuestros seres queridos – un patrón que habíamos asimilado de nuestro padre – y una vez nos hacemos conscientes, podremos cambiar este comportamiento asimilado inconscientemente. Al tener claridad acerca de los lados ‘debiles’ y ‘fuertes, luminosos’ de nuestro padre, empezamos a llevar adelante conscientemente lo mejor de él.

Es el proceso de trabajar escenas conflictivas en Tensegrity®: hay otra vista diferente a esta escena, desde nuestra esencia o cuerpo energético, que estamos despertando con los movimientos de Tensegrity®.

Toda persona interesada puede participar en nuestros cursos y prácticas semanales en grupo. No es necesario tener conocimientos previos.

Más información: http://luzaiyanna.com/

Acerca de Tensegrity®, en la página web de Cleargreen, asociación fundada por Carlos Castaneda
en Los Angeles: http://www.cleargreen.com/es/classes/2015-cyclicity10

Me gustaría finalizar este artículo con una cita de este anuncio:

“A menos que tengamos una familia propia, a menudo no podemos darnos cuenta de que nuestros padres no son los únicos que tienen una obligación familiar. Nosotros, como sus hijos, también estamos encargados ​​de una tarea: la de llevar lo mejor de ellos, y el linaje al que pertenecemos, adelante…”

Con afecto,

Elke Kopmann
Copyright Elke Kopmann 2015.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies