Go to Top

¿Qué hacer y qué no en Meditación?

Después de un tiempo de meditación en Luz Aiyanna, surgen algunas cuestiones básicas sobre la experiencia de meditar: el cómo, cuándo, las sensaciones que produce…  Aquí hay algunas ideas para empezar.

1) Tranquilízate, sabiendo qué esperar: espera tener pensamientos. Mucha gente cree que la meditación es la ausencia de pensamientos, cuando en realidad ese no es el objetivo. Lo que acabaremos experimentando serán pausas entre nuestros pensamientos, llamadas “huecos”, donde puedes conectar con tu alma. Estas se manifiestan de forma diferente para cada cual. Si fuera del tiempo de la meditación, experimentas paz, sincronicidad, coincidencias, creatividad, abundancia o alegría, es que estás pasando tiempo en ese “hueco”.

“Permítete descansar. Tu alma te habla en los momentos tranquilos entre tus pensamientos”

Allow yourself to rest

También debes saber que las experiencias en la meditación te proporcionan exactamente lo que necesitas. Alguna gente nota sensaciones físicas, ve colores o tiene subidas emocionales. Puede incluso entrarte sueño, lo cual es una señal de que necesitas dormir más o de la falta de costumbre en la quietud.

 2) Encuentra un lugar tranquilo. Si estás en casa, encuentra un sitio  donde puedas estar solo o sola sin interrupciones. Si vas a una meditación guiada o una sesión en grupo, siéntate donde no haya corrientes o ruidos y sea cómodo.

3) Ten cerca un minutero o una alarma.  Si estás solo o sola, asegúrate de que tienes algo que señale el final de tu tiempo de meditación. De esta forma no tienes que andar abriendo los ojos para comprobar la hora cada pocos minutos.

4) Si estás en casa o incluso en tu lugar de trabajo, evita las interrupciones. Desconecta tu móvil y tu teléfono fijo. Escoge una hora donde haya la menor gente posible, sobre todo niños. Di a tu familia o compañeros de piso lo que estás haciendo, y por qué, y dales la información que necesiten para evitar que te interrumpan. Por ejemplo: “Cuando la puerta de mi oficina está cerrada por la mañana quiere decir que estoy meditando. Me ayuda a tener un día calmado”.

5) Permanece sentado/a. Encuentra una posición cómoda para meditar. Utiliza cojines o mantas si eso te ayuda. Medita en la postura que funcione mejor para ti.

6) No juzgues tu experiencia. En cada meditación, se te da exactamente lo que necesitas. Quizá un día sientas una liberación total de estrés y el siguiente puedas sentir irritación o decepción. En vez de juzgar tu meditación, practica la gratitud por la experiencia que has tenido y siente curiosidad por el porqué de que las cosas hayan sido diferentes.

7) No te preocupes si te interrumpen.  Liberar el control del resultado es una gran parte del proceso de la meditación. Cuando esperas tener una meditación tranquila y sin interrupciones y de repente vienen a hacerte una entrega y tienes dos llamadas, no te pongas a “jurar”. Estás aprendiendo a fluir. La vez siguiente puede que quieras desconectar el teléfono o poner una nota en tu puerta.  Pero por esta vez, alégrate de que hayas tenido una oportunidad de practicar cómo volver al estado meditativo en múltiples ocasiones en una sola vez.

8) No compares tu experiencia con la de otros. Como se suele decir, las comparaciones son odiosas, o “la comparación es el ladrón de la alegría”. Si preguntas a los demás por su experiencia, corres el riesgo de compararla con la tuya. La meditación es diferente para cada persona. Algunos ven colores, experimentan  profundos sentimientos o tienen sensaciones físicas, mientras que otros se distraerán y se dormirán. Ninguna de estas cosas tiene que ver con tu meditación, así que evita comparaciones. Incluso, ni siquiera compares esa meditación con tus anteriores. Confía en que siempre tendrás lo que necesitas de cada sesión.

Recuerda que éstas son solo unas líneas a seguir para ayudarte a empezar. Una vez que entres en la rutina con tus meditaciones, podrás  averiguar lo que funciona mejor para ti en tu práctica personal.

La respuesta entonces a ¿qué hago para meditar? Es básicamente: Nada. Déjate llevar por lo que ocurre, observa el flujo de respiración y de tus pensamientos, y re-conócete. Así llegarás poco a poco a verte de una forma más íntegra y más real, hasta llegar a sentir una profunda gratitud.

sin silencio

 

Un abrazo de luz!

Copyright Pilar de Anta, Facilitadora de Meditación en Luz Aiyanna. 2015. Basado en Deepak Chopra.

PRÁCTICA DE MEDITACIÓN EN LUZ AIYANNA:  MARTES 7.45 A 8.45 Y MIÉRCOLES DE 20.30 A 21.30.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies