Go to Top

¿QUIÉN DIJO MIEDO?

AL MIEDO HAY QUE MIRARLO CARA A CARA.

El miedo es una de las emociones que más nos paraliza, es una fuente incesante de preocupación que nos impide actuar.

La mayoría de las personas nos pasamos gran parte de nuestra vida sintiendo miedo.

  • Miedo a morir o a vivir,
  • Miedo a elegir lo correcto o quedar en ridículo,
  • Miedo a no ser bastante buenos,
  • Miedo a quedarnos solos o a estar en compañía
  • Miedo a tener que depender de otros,
  • Miedo al fracaso, o al éxito….

Cuando en ocasiones nos liberamos de él porque ya ha pasado aquello que nos causaba temor, nos vuelve a invadir el miedo, ante la posibilidad de que nos vuelva a ocurrir.

El miedo es casi siempre irracional. Puede ser que en alguna ocasión hayamos sentido miedo ante una situación real que lo desencadenara, pero cuando desaparece esa situación, cuando ya no hay posibilidad de que lo que nos causara miedo nos haga daño y aun así se mantiene y es más intenso de lo que debería, aquí el miedo se vuelve irracional y nos impide avanzar, nos resta eficacia.

Se convierte en una emoción negativa.

El miedo es una sensación muy desagradable, que va orientada hacia la supervivencia y para escapar del peligro.

Podemos sentir miedo y dejar de hacer muchas cosas.

Ante el miedo se pueden dar tres respuestas:

  1. Huir y no enfrentarme a él.
  2. Esconderme hasta que pase el peligro.
  3. Enfrentarme a él.

Según sea la situación específica que nos cause miedo, utilizaremos una u otra respuesta.

El miedo que se produce ante una situación específica, es un miedo que nos protege y nos orienta a la supervivencia.

El problema viene cuando aparece un miedo ante situaciones que nos son reales, que están en nuestra mente, o ante situaciones que en su momento desencadenaran el miedo pero ahora ya no están.

sin miedo 3

 

El miedo nos aleja del amor, de la vida y reduce nuestra energía…

Sólo si nos tomamos tiempo para observarlo y entenderlo, nuestros miedos se desvanecerán.

Tus miedos nos son reales,

Aquello que realmente tememos es a nos sentirnos vivos.

Si yo en vez de concentrarme en estos miedos, me concentro en ser feliz, los miedos desaparecerán.

El primer paso para vencer tus miedos es mirarlos, aceptarlos y comprenderlos

Así tus miedos desaparecerán.

La ausencia de miedo te hace sentir vivo, consciente de la fuerza vital en ti.

El miedo te hace infeliz y muerto.

El miedo es lo contrario del amor.

La mejor forma de vencer el miedo es mirarlo cara a cara, de frente, si perdemos el miedo al miedo podremos ser más felices y sentirnos vivos.

Tampoco se trata de ir por la vida con el pecho descubierto, sin protegerte y dejando que te hieran, no se trata de esto. Se trata de que pongamos la coraza solamente para parar los golpes reales y despojarnos de esa coraza cuando el peligro ha desaparecido.

 

Si vamos por la vida con la coraza del miedo no podrán dañarnos, pero tampoco podrán amarnos.

detras puerta

 

Un miedo muy común es Miedo al cambio al abrir esa puerta y ver lo que nos aguarda detrás

¿Tenemos miedo a cambiar?

¿Qué nos aguarda tras el umbral de esa puerta?

El salir de nuestra zona de confort nos da temor…

Permitid que os cuente una pequeña alegoría sobre el miedo.

“Conocemos nuestro mundo y aunque éste no sea el mejor, en él no habrá ninguna sorpresa.

La estancia en esta habitación no es lo confortable que quisiéramos pero nos hemos acostumbrado a su luz, su temperatura, su color, su olor….

Quizás  nos asusta lo que puede aguardar tras el umbral de la puerta.

Conozco mi mundo: no es el mejor, pero me es familiar y  si me equivoco, ese error ya es un viejo amigo y el dolor que causa la herida ya me es común y no duele tanto.

A veces me echo a dormir y en mis sueños imagino como sería el cruzar esa puerta y pasar a esa nueva habitación.

Me imagino contemplando esa nueva luz con mi mirada.

Me imagino sintiendo en mi piel esa temperatura hasta ahora desconocida.

Me imagino los colores que pintan ese nuevo paisaje.

Me imagino la nueva fragancia que me embriagaría.

Sueño e imagino y luego me despierto y me quedo en el mismo lugar.

Lo nuevo, lo desconocido da miedo y sé que hay que seguir hacia adelante a pesar del miedo.

Volviendo la mirada atrás  otras puerta he atravesado, otras habitaciones y paisajes he dejado para abrir y permanecer en el momento de ahora.

En momentos de mi vida estoy cómoda tal y como estoy.

La vida que ahora tengo es más o menos estable y decido permanecer ahí disfrutando de ese paisaje de mi vida, de esa luz, temperatura, color y olor, que ahora tengo presente.

La puerta de esa estancia está abierta y me atrevo a mirar lo que hay tras ella, puedo vislumbrar un largo pasillo, éste me resulta muy atractivo y me invita a pasear por él.

Mi miedo me hace retirar mi mirada de él

Más es mayor mi curiosidad y vuelvo a mirar.

El pasillo parece confortable, mi vista alcanza a ver que al final del pasillo se gira hacia la derecha, por más que lo intento mi vista no me permite ver.

Tengo dos alternativas: o quedarme en la habitación en la que me encuentro y disfrutar de lo que allí tengo, o seguir encaminando mis pasos hacia ese misterioso pasillo.

Todavía siento miedo, y quizás el peligro no esté tras lo que me puedo encontrar en ese pasillo. Quizás el peligro será permanecer en mi rutinaria habitación.

Al final decido adentrarme en ese pasillo, mis pasos son firmes,  voy caminado despacio para no caer y  voy observando todo. Por fin  estoy llegando al lugar donde el pasillo se gira.

¡Estoy a punto de ver los misterios que esconden tras él!. 

Mi cuerpo se estremece con sensaciones de miedo y gozo.

Mi corazón salta en mi pecho…..

Allí está… Una nueva puerta frente a mí, con bellos colores.

Está escrito mi nombre: REYES.

La llave está puesta en el cerrojo, allí me aguarda otra estancia de mi vida.

  • esperando a ser abierta,
  • esperando a ser disfrutada,
  • esperando a ser vivida.

Ahora ya el corazón me da un vuelco.

Ya no tengo miedo.

Giro la llave, la puerta se abre…

MARAVILLOSO….

Feliz estancia a todos.  Reyes Murcia Montesinos© Copyright 2015.

El miedo lo mira cara a cara y lo venzo.

Soy más fuerte que él,

No me impedirá avanzar,

No me impedirá vivir.

¿Quién dijo miedo?

Yo elijo vivir.

Reyes Murcia Montesinos

2 Responses to "¿QUIÉN DIJO MIEDO?"

  • Silvia Martinez
    14 julio, 2016 - 4:05 am Contestar

    Excelente!!!!!

    • Reyes Murcia Montesinos
      14 julio, 2016 - 7:30 am Contestar

      Gracias por leerme Silvia. Es un halago.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies