Go to Top

¿TE PERMITES LA TRISTEZA?

La tristeza es un estado emocional del que la mayoría de la gente queremos despojarnos. Quizás sea una de las emociones que produce más dolor, ya que afecta a cualquier área de nuestra vida: nada te alegra, se esfuman tus sueños, tus deseos y tus metas.

Quién no ha sentido alguna vez esa sensación física que se presenta como un ardor detrás de los ojos, baja como una cascada hasta llegar a tu pecho, y hace que queramos acurrucarnos en un ovillo… Es entonces cuando aparecen pensamientos como el de “no puedo más”…

Dejadme que empiece contando un bello cuento sobre el origen de las primeras lágrimas:

LAS PRIMERAS LÁGRIMAS.

“Erase una vez una niña huérfana que viaja solitaria por la tierra,

Así viajaba por todas partes, sola, sin ser amada.

Nadie de los que se cruzaban en su camino quería hacerse amigo de ella.
Muy honda era la pena de esta niña,
Su dolor era tan inmenso que creía que iba a explotar por tan tremenda herida.
En la época en la que estamos, si una niña sufre ese dolor, por lo menos tendría el consuelo de las lágrimas.
Pero la niña de nuestro cuento, no lo conocía porque todavía no se habían inventado las lágrimas.

En su caminar, la niña no estaba sola: cada día la luna la contemplaba y desde lo profundo de su  grandioso ser, la luna sentía una gran compasión por ella. Cuando la encontró, la animó a que sacará su pena, su dolor, su sufrimiento a través de las lágrimas, a través del llanto.

Y cuando la niña lloró, las primeras lágrimas del mundo fueron derramadas.

La luna dijo a la niña: Estas lágrimas no deben caer en la tierra, ya que ahí es donde la gente del campo cultiva su comida.

No podemos contaminar la vida de las plantas con tus penas, no sea que tu consuelo se convierta en la ruina de la tierra.

Entonces la niña recibió las lágrimas de la aflicción,

La niña vació todo su cuerpo de todo el dolor, de todo lo que la apenaba.

Y esas lágrimas las acogió la luna.

Cuando las lágrimas llegaron a la superficie lunar, dibujaron unas manchas oscuras.

En el momento en que la luna dejó que la niña sacará las lágrimas también la honró con su bendición.

A partir de ese día,

La  niña recibió el amor de todas las personas con las que se cruzaba,

Y durante el resto de su vida, recibió el cuidado y el amor.

En cuanto a la luna, aún es posible ver en los días de luna llena, las manchas de las primeras lágrimas de  la niña”

Lagrimas

Las lágrimas son una medicina, una medicina muy antigua.

En el cuento se nos relata que en el inicio de los tiempos, las lágrimas no se habían inventado y las personas se sentían tristes y solas.

Cuando somos pequeños lloramos de forma natural, no nos reprimimos, no nos da vergüenza, es sano, es justo, se siente.

Pero cuando va pasando el tiempo nos damos cuenta que para muchas personas las lágrimas no son  bienvenidas. A las mujeres todavía se nos permite un poco más esas lágrimas, pero a los hombres se les niega, asociándolo a un signo de debilidad. .. “los hombres no lloran, sólo deben pelear…”  cantaba Miguel Bosé

Así que empezamos a reprimir nuestras emociones dolorosas o incluso las emociones que tienen que ver con la alegría, porque no sólo se llora de dolor. Las lágrimas son una medicina, porque  nos conectan con los registros emocionales de nuestro ser.

Pregúntate a ti mismo:

¿Hace cuánto que no lloras?

¿Hace cuánto que no sientes?

¿Hace cuánto que no te permites expresar realmente tu dolor?.

Para contactar con la tristeza, con el dolor, es importante dejar que el rio de las lágrimas surja, porque las lágrimas son como un rio, vienen de alguna parte y van hacia alguna parte, las lágrimas no carecen de sentido, todo lo que existe en esta vida tiene sentido. Las lágrimas también.

¿Hacia dónde van tus lágrimas?

Date un espacio en soledad, ahí donde sientas hondo ese dolor, donde tus lágrimas se puedan expresar sin miedo a ser censuradas. Por muy en el fondo que esté ese llanto reprimido, tiene derecho a existir.

En ese llanto se encuentra el dolor y a veces la alegría olvidada, pero también encontramos una medicina muy poderosa para el alma: la capacidad de contactar con nuestro dolor, expresarlo, sentirlo, darnos permiso. Empezamos a curarnos.

Si no te das permiso de expresar tu dolor, tu alegría, tus recuerdos, tus añoranzas, es como estar guardando todas tus emociones en una caja hasta que llegue un momento en que se desborda o incluso  se transforme en algo putrefacto dentro de ti.

Tienes que decirte: hoy me atrevo a expresar en perfecta armonía y en perfecto orden mis lágrimas.

No tengo miedo a lastimar a nadie con mis lágrimas, soy consciente de que si no expreso mis lágrimas, estas lágrimas se van a quedar estancadas dentro de mi ser y me van hacer daño.

¿Cómo te sientes cuando lloras?

Desahogado: como si ya estuviésemos ahogados, se te quita ese nudo de la garganta, se te abren los ojos, respiras mejor, estás aliviado.

Todo lo que existe en tu cuerpo, en nuestra mente y en nuestras emociones tiene un sentido, por favor, no ignores estos sentidos naturales.

Sólo aquel que está cerca de tu corazón se puede acercar a tu dolor, y quien está más cerca de tu corazón eres tú mismo.

El llanto sirve de señal para ti mismo y para los demás de que algo te apena.

Las lágrimas te informan de que estás sufriendo.

Muchas veces las lágrimas fluyen cuando las palabras fallan,

Qué me pueden decir las lágrimas

“Te quiero”

“Ya no puedo más”

“Me duele”…

melancolia

 

 

 

 

 

 

 

 

Ahora te quisiera hablar de los tipos de tristeza que podemos experimentar las personas:

Tristeza primaria.
Tristeza secundaria.

¿Cuál es la tristeza primaria?

Es la tristeza que se produce cuando abandonas o pierdes lo que amas, Tu tristeza te dice que lo echarás de menos.

Otra fuente de dolor de la tristeza es ante el fracaso o la pérdida de una relación.

Te pones triste por el dolor que ocasiona la vida y por no amar o sentirte amado.

Te sientes triste cuando no te sientes comprendido o cuando te aíslas.

Te entristeces cuando alguien al que amas se marcha y lo pierdes para siempre o incluso por un tiempo.

La tristeza de la soledad es amplia y profunda.

¿Cuál es la tristeza secundaria?

Es la tristeza que enmascara otro sentimiento, es decir, colocas la tristeza en el puesto de un sentimiento que no te permites expresar. A veces el llanto tiene detrás una frustración, un enfado o una impotencia, que al no poder expresar, la tristeza lo sustituye y lo que los demás ven en ti, es tu estado de melancolía.

A veces también utilizamos la tristeza con el fin de conseguir algo. Eso lo aprendimos de niños: si lloro, vienen,  me consuelan y me dan lo que necesito.  De adultos, podemos hacer que el otro esté pendiente de nosotros utilizando la tristeza.

En resumen, hay que dejar expresar la tristeza, es una emoción. Si aparece en nuestra vida es para cumplir una función.

Facilita expresar ese dolor, llora, deja que la tristeza salga por todos los poros de tu piel, al llanto y a la tristeza dales la bienvenida , exprésala,  y cuando haya cumplido su función, agradece el servicio prestado.

¿Cómo  puedes expresar eso que sientes?

Lo primero y más importante es ser consciente de eso que sientes, pregúntate: ¿Qué es esta opresión en el pecho que no me deja respirar? Y permítete sentir esa emoción, déjala salir. Y te vuelves a preguntar ¿Qué puedo hacer con esto que siento? ¿Qué necesito?…..

                          DEJA SALIR LA TRISTEZA, MEJOR FUERA QUE DENTRO.

                             Es necesario dar un espacio a tu tristeza y dejarlas salir

REYES MURCIA MONTESINOS.© Copyright 2015.

melancolia 2

 

 

“Nunca podrás, dolor acorralarme. Podrás alzar mis ojos haca el llanto, secar mi lengua, amordazar mi canto, sajar mi corazón y desguazarme,

Podrás entre tus rejas encerrarme, destruir castillos que levanto, ungir todas mis horas con tu espanto.

Pero nunca podrás acorralarme,

Puedo amar el potro de tortura

Puedo reír cosido por las lanzas,

Puedo ver en la oscura noche oscura

Llego, dolor, a donde tú no alcanzas,

Yo decido mi sangre y su espesura

Yo soy el dueño de mi esperanza”

Jose luis Martín Descalzo.

 

Reyes Murcia Montesinos. Psicóloga en Luz Aiyanna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies