Go to Top

Una Conciencia Emocional Plena

A veces nos cuesta expresar nuestras emociones y las inhibimos porque nos resultan desagradables. Son emociones de las que me quiero deshacer y que voy a acabar ocultando.

Entonces utilizamos otra emoción que la sustituye. Esta emoción oculta lo que estamos sintiendo en realidad. Quizá siento rabia que no me permito expresar y lo encubro con tristeza. No es bonito enfadarse y por lo tanto no me permito esa emoción “mala” y la reprimo. La sustituyo por otra que tiene mejor aceptación cara a los demás. Si es más aceptable la tristeza que el enfado, muestro tristeza.

Cuando me niego a aceptar y rechazo lo que realmente estoy sintiendo quizá me sienta mal conmigo mism@.

¿Qué consigo con ello?

Que como una espiral vuelva y vuelva otra vez a causarme un malestar.

A veces nos resulta difícil separar los sentimientos secundarios negativos de los sentimientos principales.

Necesitamos ESTAR ATENTOS a eso que estamos sintiendo, para ver si es verdadero o es falso porque encubre otra cosa.

Me siento triste y las lágrimas resbalan por mis mejillas, pero me doy cuenta de que esas lágrimas no son de tristeza, son lágrimas de frustración.

¡Hay mucho resentimiento debajo de mi tristeza!

La mayoría de las emociones de enfado enmascaran sentimientos de dolor e impotencia. Sientes como si perdieras tu autoestima, te sientes amenzad@, frágil y vulnerable.

Es necesario que seamos conscientes de cuál es esa emoción del enfado y expresarla antes de que se intensifique.

A veces nos enfadamos con nosotros mismos por algo que hicimos o algo que sentimos, y ese enfado es como una autocrítica hostil.

Enfadarnos con nosotros mismos suele crear más sentimientos de vergüenza, fracaso, culpa o depresión.

Identifiquemos nuestras emociones.

Es importante que seamos conscientes de nuestras emociones y sentimientos. Aunque esos sentimientos nos causen dolor, es necesario que los aceptemos y los sintamos antes de que podamos cambiarlos.

Si somos conscientes, si mostramos una ATENCIÓN PLENA a lo que estamos sintiendo, ésto nos ayudará a comprenderlo.

Es necesario que prestemos atención a nuestras emociones y seamos capaces de describirlas con palabras.

¿Cómo puedes prestar atención?

Siendo consciente, estando en contacto con tus sensaciones.

Por ejemplo, puedes sentir una presión en tu pecho sin tener que decir: “Es porque estoy triste”, simplemente dejar sentir esa sensación de opresión en tu pecho.

Luego, cuando ya reconozcas esa sensación, serás consciente del pensamiento que la acompaña.

Entonces sentirás que estás triste y pensarás ¿Por qué estoy triste?.

Es preciso que te permitas tu experiencia emocional. No trates de evitarla, no intentes desviarte de ella.

Dale la bienvenida, RESPIRANDO Y DÉJANDOTE LLEVAR.

Esa emoción te está comunicando un mensaje sobre lo que estás sintiendo en ese momento y una vez que le has prestado atención, la puedes dejar partir.

Tus emociones siguen un ciclo natural, nacen, crecen y posteriormente desaparecen y se desvanecen. Si te lo permites, si no las bloqueas, ni las evitas, esas emociones vienen y van.

El siguiente paso sería ponerle palabra.

Debes expresar con palabras lo que sientes, ponerle nombre a ese sentimiento, así podrás manejarlo mejor y tendrás la sensación de que tienes el poder de hacer algo con eso que estás sintiendo.

La próxima vez, cuando expreses una emoción que no sea la que realmente estás sintiendo, cuando muestres una emoción enmascarada, hazte esta pregunta:

¿Es saludable esa emoción?

Quizá ese enfado enmascarado de tristeza te está impidiendo llevar una VIDA PLENA.

Si reconoces ese sentimiento, si te controla repetidamente y es recurrente, es decir, un sentimiento conocido que se repite una y otra vez, si sientes que te domina y maneja tu vida, que no te puedes librar, que te atrapa…

Entonces, en este caso se trata de una emoción o un sentimiento INSANO.

Esos sentimientos van acompañados de pensamientos hirientes hostiles hacia ti mismo, de infravalorarte y de tratarte mal. Aparece como una voz interna que te crítica y te juzga constantemente y te hace sentir mal.

4 febrero

¿Qué debes hacer?

RESPIRA PROFUNDAMENTE mientras sientes esa emoción o sentimiento.

PRESTA ATENCIÓN a esa emoción que te hiere y te causa malestar.

PREGÚNTATE, ¿Qué es lo que necesito en este momento?

Eso que estás necesitando te vendrá en forma de una EMOCIÓN que será SALUDABLE y que es la genuina, sana, y que te protege.

Expresa y di eso que sientes.

Cuando comuniques tus emociones entenderás lo que está sucediendo.

Así estarás gestionando de forma eficaz tus emociones: haciendo uso de la ATENCIÓN PLENA.

Si tomas conciencia de lo que te está sucediendo atendiendo al momento presente, abriéndote a esa experiencia emocional, aceptándola y dejándola pasar… Si no te dejas atrapar por la emoción, sentimiento, sensación o deseo, si no lo bloqueas ni te aferras a ello, podrás lograr…

                                 Una CONCIENCIA EMOCIONAL PLENA.

 

Reyes Murcia Montesinos.

Psicoterapeuta en Espacio de Psicología Luz Aiyanna. 

 

Reyes Murcia Montesinos. © Copyright 2016.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies