Go to Top

6 Alternativas Sanas a la televisión

Ayer cuando fui al mercado a hacer la compra semanal, mi vendedor de verdura me hablaba de “lo mal que está la tele”.

– ¡Todo es aburrido, triste o sale esa gente que ganan dinero a nuestra costa!.  Mi mujer y yo ya no la vemos, ella se levanta y yo al final la apago”.

-“Yo también”- le dije. Y por no meterme en la complicación de explicar lo de los intereses creados para tenernos dormidos a todos, estuvimos de acuerdo en que hay que buscarse lo positivo en la vida que nos rodea y no dejarnos llevar por esa inercia de los medios de comunicación que intenta subyugar nuestra mente, sin conseguirlo pero casi.

Le comenté que como él y como yo, hay mucha gente que ya está en otra onda distinta a la televisión de siempre, y que menos mal que podemos buscarnos otros recursos para estar bien. De hecho hay muchos colectivos de personas y organizaciones que trabajan por otras opciones en este mundo. Po ejemplo, existe un canal de “noticias positivas” que lo puedes encontrar en Internet.

Nos despedimos sintiéndonos solidarios en algo como el bienestar personal frente a la pertinaz insistencia de los medios.

Y es que en estos tiempos que corren, y toda la vida, el bienestar, la alegría  y la tranquilidad son lo primero  a lo que uno quiere aspirar,  y el miedo y la tristeza lo último. Por supuesto que existen, pero es una cuestión de elección el tenerlos de compañeros o no.

Al igual que la dieta alimenticia es importante para sentirnos con salud, la dieta mental es fundamental para sentirnos libres de pensamientos, ideas e información que no nos interesa realmente, nos pesa y nos baja la vibración.

¿Qué nos echamos al cuerpo, y qué nos echamos a la mente, cada día?.

¿Vemos y cuidamos lo que comemos? Porque ya sabemos la famosa frase de Hipócrates de “Que la comida sea tu alimento, y el alimento sea tu medicina”.  Si es así y somos conscientes de nuestra alimentación,  perfecto. Pero si no es así y consumimos más azúcar, productos lácteos y comida procesada de la que toca, ya sabemos a lo que nos exponemos…

En el caso de que ya llevemos cierto cuidado con los productos que consumimos, ¿Cómo complementamos esa dieta física con la mental?.

En otras palabras, si cuidamos lo que entra por nuestra boca, ¿cuidamos lo que entra por nuestra mente?. Porque también se podría decir que “los pensamientos sean el alimento para tu mente, y éstos sean tu medicina“.

Cuando hay desesperación o ansiedad, la dieta mental está basada en  el miedo y la angustia, pero si cogemos las riendas y queremos ir más allá, sabemos que esas emociones acaban por intoxicar y no nos dejan ver la vida de manera más amorosa y libre.

Si damos la bienvenida a la medicina cuerpo/mente/ espíritu, esas emociones las podemos finalmente reemplazar por la aceptación, la gratitud y el ser amables en nuestra vida.

Está demostrado que los pensamientos afectan directamente a nuestra química interna. El pensamiento negativo nos llena de cortisol y adrenalina, que disminuye nuestro sistema digestivo e inmunológico. En cambio, el pensamiento positivo crea oxitocina y serotonina , que favorecen nuestra salud.

En una cultura sobreestimulada como la nuestra,  dominada por los medios de comunicación, parece que hemos perdido el control sobre nuestros pensamientos. Nuestra mente parlotea como esos monos salvajes que saltan de árbol en árbol, y nos produce estrés. Y sabemos que el estrés puede derivar en ansiedad y depresión.

Cambiar desde la negatividad a un pensamiento más positivo y de afirmación requiere práctica y dedicación, pero vale la pena.

Observarme, mirar qué me pasa, qué juicios tengo hacia mí  y hacia los que están conmigo, hacia todos con los que me relaciono. ¿Cómo  me trato? ¿Qué escojo para alimentar mi cuerpo y mi mente?.  ¿Elijo realmente lo que me hace falta para crecer interiormente?  ¿O escojo la misma creencia de siempre que me lleva quizás al enfado, la tristeza o la huida?.

Todo es cuestión de nobleza con uno mismo, de integridad. El ser -o estar- consciente implica ser observardor de uno mismo, tener la suficiente honradez como para distanciarse del propio ego y valorar –que es distinto a enjuiciar- el cómo actúo, si es acorde con lo que realmente siento, con lo que realmente pienso.

Ser consciente de qué ambientes escoges y a qué te expones en el fondo de tu ser es esencial para tu equilibrio y tu bienestar.

 

DSC_4416 - copia

 

Aquí van algunas ideas:

1 – Apaga la tele: la televisión invade tu consciencia y fríe tu mente. Quítala. En su lugar, lee, escucha música o escoge una tarea que hayas querido empezar hace tiempo.

2- “Enciende” la Naturaleza: Sal a la naturaleza más a menudo. Sus ritmos son calmantes y sanadores. Conecta desde tu interior con los sonidos, con el silencio, con todas las sensaciones que produce estar en medio de un lugar sagrado.  Se testigo de los amaneceres, de los atardeceres, siempre que puedas: desde tu casa, yendo a la playa, a un parque o a la montaña. Esa es la manera de nutrir tu mente de forma sana y natural.

3- Evita el gentío y el ruido. Descansa de esos ambientes multitudinarios. Acaban emborronando tu mente.

4- Libérate del drama. Intenta dejar ir todas las opiniones, juicios y dramas que te rondan: no cambian nada y te estresan.

5- Encuentra la quietud y el silencio: Enséñate a “sólo Estar”.  Practica la meditación si tienes costumbre, empieza a hacerlo si no, o simplemente siéntate durante cinco minutos cada día y sigue tu respiración. Nota cómo te hace sentir.

6- Haz tus propias afirmaciones: dite que estás en calma y sientes relajación, una y otra vez.  Cree en tu capacidad de hacerte cargo de tu vida emocional,  alimenta a tu mente con pensamientos nutritivos, y sana con ello.

Los pequeños pasos van haciendo el camino, y ese camino es hacia tu libertad interior y tu paz.

¡Espero que estas ideas te sirvan de ayuda!

Con luz para tí,

Pilar.

DSC_4587 - copia

 

Copyright 2015, Pilar de Anta, Terapeuta de Sanación y Meditación en Luz Aiyanna.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies